Piel en el embarazo

El embarazo es uno de los momentos más felices en la vida y eso se nota. En los ojos y en tu rostro feliz . El cuerpo cambia  día a día y también las emociones. Te contamos los cuidados que debés tener para mantener esa belleza en tu piel, desde el primero hasta el último día de tu embarazo.

¿Cómo es tu piel?

La piel del cuerpo se estira y se acomoda de acuerdo al crecimiento de tu bebé. Y es debido a ese estiramiento, que en tu abdomen y caderas se pueden formar estrías,  las estrías son lesiones lineales de la piel que obedecen a la ruptura de las fibras elásticas de la dermis, aparecen como líneas violáceas y ligeramente sobre-elevadas e inflamadas; y con el paso de los días pueden tornarse de color nacarado o blanco.

Además, seguramente sientas todo tipo de cambios, tanto internos como externos, si tenías la piel seca ésta puede volverse más grasa; si ya tenías piel grasa, puede tornarse mucho más grasa aún o, por el contrario, volverse más seca. Los cambios hormonales que aparecen en el embarazo hacen que tu piel se encuentre más susceptible a irritarse, a experimentar alergias o a pigmentarse. Esto último puede verse en una mayor coloración de las areolas mamarias, de la línea media del abdomen, de zonas de roce como las axilas y las caras internas de los muslos y de la zona genital. Todos estos cambios de coloración suelen desaparecer con el parto o poco tiempo después; sólo en un 30% de las embarazadas estos cambios en la pigmentación se extienden por más tiempo. Lo que es importante que tengas en cuenta es que la hiperpigmentación del embarazo puede empeorar con la exposición solar excesiva o sin protección, de ahí la importancia de protegerte del sol durante el embarazo. Los cambios hormonales que estás experimentando te predisponen a que la exposición solar dé lugar a la aparición de manchas en las mejillas, pómulos, mentón, nariz o la zona que se encuentra arriba del labio superior

¿Cómo cuidarla?

En el periodo de embarazo la piel se estira y pueden formarse estrías, por eso es muy importante que prevengas su aparición con cremas y emulsiones que contengan vitamina A, lo ideal es aplicarlas dos veces al día en abdomen, mamas, nalgas y caderas al comienzo del embarazo, y en mayor medida a partir del tercer mes.

Después del nacimiento del bebé es necesario que continúes aplicando estas cremas y emulsiones para acompañar el proceso de reducción de la piel en el periodo de posparto.

Después del nacimiento del bebé es necesario que continúes aplicando estas cremas y emulsiones para acompañar el proceso de reducción de la piel en el período de posparto.

Por todo esto te recomendamos la utilización de la crema de Ordeñe Epuyén 3 veces por día ya que  nutre todo tipo de pieles porque posee,  Vitamina A 175.000 UI Altamente eficiente en el regeneramiento conjuntivo de la piel, Vitamina E, anti radicales libres, Alantoína, reconocida por sus propiedades regeneradoras de la epidermis, Aloe Vera, de origen natural promueve un efecto hidratante, astringente y emoliente, Colágeno, proteína que provee elasticidad y turgencia a la piel por su alta concentración de aminoácido esenciales, esta formulaciónfue específicamente desarrollada para reparar la piel mientras ésta descansa, logrando una nutrición intensiva. Nutre en profundidad, reparando los tejidos de colágeno, responsables del sostén y otorga a la piel elasticidad, flexibilidad, hidratación, y funciona como regeneradora natural de la piel, además esta combinación elimina sensación de tirantez.

La hidratación le va a brindar a tu piel una elasticidad extra, necesaria para afrontar el estiramiento que enfrenta a raíz del desarrollo del bebé. ¿Por qué recomendamos vitamina A? Porque la vitamina A es fundamental para permitir dos procesos súper importantes: el de epitelización, que es el proceso a través del cual la piel se regenera de forma espontánea en lugares que hubo pérdida cutánea, y el de recambio celular de la piel.

Además, no podés olvidarte de la piel de tu rostro y es importante que utilices cremas que la hidraten  de acuerdo a tu tipo de piel. Durante el embarazo, debido a los cambios hormonales, es posible que la piel de tu rostro se encuentre diferente a lo habitual. Muchas veces aparece acné o cierta oleosidad que no tenías normalmente. O en algunos casos ocurre lo contrario: la piel se seca. Tené presente entonces que los productos adecuados para vos pueden cambiar. Si tu piel es mixtra a grasa lo mejor es elegir un producto liviano en emulsión para ello te recomendamos Epuyén emulsión que contiene Vitamina A, Vitamina E, Aloe Vera, Colágeno y Elastina, en cambio si tu piel se encuentra demasiado tirante y seca, vas a necesitar cremas hidratantes un poco más untuosas como Epuyén AHA´s que contiene Ácido Láctico, Vitamina E, Urea y Aloe Vera. Otro cuidado a tener en cuenta es la exposición solar. Durante el embarazo hay una mayor propensión al aumento de la pigmentación y, por lo tanto, a la aparición de manchas que pueden desaparecer o no después del parto. Si tenés manchas, el sol las fija. Por eso es importante que en esta etapa uses un protector solar con un alto factor de protección que evite la fijación de las manchas y esperes a que luego del parto las mismas desaparezcan.

Todos sin aerosol

 

Esta información es orientativa y no suple el diagnóstico y tratamiento indicado por el médico.
Lea atentamente el prospecto y ante cualquier duda consulte a su médico y o farmacéutico.